24 noviembre, 2017

Sturzenegger afirmó que “el proceso de desinflación continúa” aunque admitió que sin la velocidad buscada

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, afirmó hoy que “el proceso de desinflación continúa” aunque admitió que sin alcanzar la velocidad buscada, al tiempo que ratificó la meta de 8 a 12 por ciento proyectada para 2018.
“El número de inflación de septiembre no fue el esperado pero cuando miramos el proceso en perspectiva la desinflación continúa”, subrayó hoy el titular de la autoridad monetaria.
Sturzenegger señaló que superada la pauta de 17 por ciento para 2017, “ahora el objetivo es encauzar la inflación del último trimestre a un valor consistente con la meta de 10 +/- 2 puntos para 2018”.
El funcionario presentó hoy el Informe de Política Monetaria (IPOM) durante una conferencia de prensa en la sede del BCRA.
El presidente de la entidad sostuvo que “el objetivo de 2018 es perfectamente cumplible”, pese a que las expectativas del mercado la ubican entorno al 15,8 por ciento.
Sturzenegger explicó que el BCRA buscará en el último trimestre de 2017 una inflación del orden de 1,4 por ciento que le permitirá encarar 2018 dentro de los parámetros deseados.
A tal fin, defendió la política monetaria de la entidad y afirmó que la “política monetaria restrictiva” no afectó el crecimiento de la economía.
“Nuestros indicadores marcan un crecimiento de 0,95 por ciento del PBI en el tercer trimestres, pero Hacienda tiene mejores números aún”, afirmó Sturzenegger.
El funcionario reconoció que “en septiembre el número no fue el esperado” al mismo tiempo que reconoció que al BCRA “le está costando bajar la inflación núcleo” que lleva varios trimestre entre 1,7 y 1,6 por ciento.
Pese a este escenario, se mostró confiado en el comportamiento de los precios en los próximos meses, porque en el tercer trimestre hubo una “leve baja” de la inflación núcleo y porque indicadores de alta frecuencia evaluados adelantan un caída en la inflación de octubre; aunque en este caso advirtió sobre cierta volatilidad de estos relevamientos.
“El 1,6 por ciento de inflación del último trimestre es preludio de otras bajas, pero aún es insuficiente respecto de los que estamos buscando”, alertó.
Sturzenegger destacó que “hay consenso en el mercado que el proceso de desinflación se va a consolidar en los próximos meses, aunque tenemos un gap sobre el que tendremos que trabajar”, añadió.
El gap refiere a que la meta tiene un techo de 12 por ciento y para los analistas la inflación 2018 será cercana al 16 por ciento.
Sturzenegger ratificó la política de tasas de interés como herramienta para cumplir los objetivos y desestimó críticas acerca del volumen de LEBACS que acumula el BCRA como forma de esterilizar la compra de dólares.
“Cuando le compramos dólares al Tesoro, en un día y medio esterilizamos los pesos y eso tiene su contrapartida en el nivel de reservas. Cuando se analizan LEBACS hay que estudiar pasivos y activos”, enfatizó a modo de defensa de su posición.
Sturzenegger afirmó que el BCRA “no está solo en la lucha contra la inflación porque lo más importante para un Banco Central es que el Tesoro no le pida plata y eso es lo que ocurre”.
Asimismo, sostuvo que la meta de 2018 contiene el impacto de una eventual suba de las tarifas y de los combustibles.

Comentarios

Comentarios