23 octubre, 2017

Arrizabalaga: “La crisis se nota en la panza de los y las pibas del barrio”

El viernes pasado se realizó un nuevo encuentro de huerteros comunitarios de Patria Grande, con vecinos y vecinas de Villa Aguirre, Villa Gaucho y Movediza donde se plasmó la posibilidad de instalar nuevos invernaderos para la venta de frutas, verduras y flores.
Durante la tarde del viernes en la Casa Darío Santillán de Villa Aguirre se realizó el nuevo encuentro de huerteras comunitarias de Patria Grande que proveen en gran parte de todos los alimentos frescos de tres comedores barriales de nuestra ciudad.
La producción de las tres huertas, en las que trabajan más de 30 mujeres de Villa Aguirre, Villa Gaucho y Movediza, sirve para sostener cotidianamente los comedores en nuestra ciudad. El excedente es repartido entre las huerteras comunitarias.
Juan Arrizabalaga, referente de Patria Grande y candidato a Concejal pro el Frente Vamos, afirmó que la “idea surgió ante la necesidad de proveer de frutas y verduras frescas a los comedores y al mismo tiempo para fortalecer el tipo de alimentación de nuestros chicos. Lamentablemente la crisis se nota en la panza de los y las pibas del barrio”. En este sentido aseguró que “el aumento de precios obliga a las familias a tener una dieta basada casi estrictamente en las harinas y desde los comedores creíamos en la necesidad de cambiar eso, y empezar a ofrecer otros alimentos”
Respecto de las expectativas a futuro afirmó que “en el mediano plazo y si la producción va aumentando, la idea es comenzar a vender al público diferentes plantines y que sirva como un ingreso más para las familias, sin dejar de proveer a los comedores populares”
A su vez se refirió al principal problema que están atravesando las trabajadoras de las huertas al afirmar que “teniendo en cuenta la función social de las trabajadoras comunitarias, es importante volver a insistir que unos de los problemas principales que están atravesando las huerteras es la falta de herramientas y de apoyo estatal. Cada una de ellas se trae lo que tienen en sus casas, hasta el invernadero lo construyeron ellas mismas”.
Por último agradeció la labor de las huerteras y afirmó que “más allá del trabajo cotidiano también se están generando espacios de aprendizajes colectivos, de formación democrática y de recuperación de conocimiento que se fueron perdiendo con el correr de las generaciones”. Arrizabalaga: “La crisis se nota en la panza de los y las pibas del barrio”.
El viernes pasado se realizó un nuevo encuentro de huerteros comunitarios de Patria Grande, con vecinos y vecinas de Villa Aguirre, Villa Gaucho y Movediza donde se plasmó la posibilidad de instalar nuevos invernaderos para la venta de frutas, verduras y flores.
Durante la tarde del viernes en la Casa Darío Santillán de Villa Aguirre se realizó el nuevo encuentro de huerteras comunitarias de Patria Grande que proveen en gran parte de todos los alimentos frescos de tres comedores barriales de nuestra ciudad.
La producción de las tres huertas, en las que trabajan más de 30 mujeres de Villa Aguirre, Villa Gaucho y Movediza, sirve para sostener cotidianamente los comedores en nuestra ciudad. El excedente es repartido entre las huerteras comunitarias.
Juan Arrizabalaga, referente de Patria Grande y candidato a Concejal pro el Frente Vamos, afirmó que la “idea surgió ante la necesidad de proveer de frutas y verduras frescas a los comedores y al mismo tiempo para fortalecer el tipo de alimentación de nuestros chicos. Lamentablemente la crisis se nota en la panza de los y las pibas del barrio”. En este sentido aseguró que “el aumento de precios obliga a las familias a tener una dieta basada casi estrictamente en las harinas y desde los comedores creíamos en la necesidad de cambiar eso, y empezar a ofrecer otros alimentos”
Respecto de las expectativas a futuro afirmó que “en el mediano plazo y si la producción va aumentando, la idea es comenzar a vender al público diferentes plantines y que sirva como un ingreso más para las familias, sin dejar de proveer a los comedores populares”
A su vez se refirió al principal problema que están atravesando las trabajadoras de las huertas al afirmar que “teniendo en cuenta la función social de las trabajadoras comunitarias, es importante volver a insistir que unos de los problemas principales que están atravesando las huerteras es la falta de herramientas y de apoyo estatal. Cada una de ellas se trae lo que tienen en sus casas, hasta el invernadero lo construyeron ellas mismas”.
Por último agradeció la labor de las huerteras y afirmó que “más allá del trabajo cotidiano también se están generando espacios de aprendizajes colectivos, de formación democrática y de recuperación de conocimiento que se fueron perdiendo con el correr de las generaciones”.

Comentarios

Comentarios