23 septiembre, 2017

Los jugadores de Santamarina finalmente cobrarán el premio por el ascenso

Finalmente los jugadores tendrán otro motivo para celebrar, en las próximas horas cobrarán el premio por el ascenso.

Cuando restan muy pocos días para el inicio de una nueva temporada de la B Nacional, la dirigencia de Santamarina pudo solucionar ayer, tras más de tres años de promesas, el premio por el ascenso conseguido a la segunda categoría del fútbol argentino, en abril de 2014. Más de veinte jugadores podrán cobrar la deuda que el club mantenía con ellos.
Para poder llegar a buen puerto fue clave la participación de Futbolistas Argentinos Agremiados para saldar la deuda por el ascenso a la B Nacional. Ayer por la tarde se realizó la transferencia bancaria, por una importante suma de dinero que al día de hoy quedó desvalorizada a lo que era en el momento de pactar el premio, y en el transcurso de las próximas horas los futbolistas podrán cobrar el tan ansiado premio.
Hace más de tres años, el elenco dirigido por Duilio Botella conseguía dejar el Torneo Argentino A para dar un importante salto en lo deportivo e institucional. Por aquel entonces, la dirigencia y el plantel habían arreglado un premio en caso de lograr cumplir con el importante objetivo.
Además, otro dirigente de esa comisión como Guillermo Scarsella , había prometido donar un auto 0 kilómetro por el ascenso. Los jugadores, al día de hoy, aún esperan la aparición del ex vice presidente de la entidad en aquel momento, persona que no se la vio más por el club y la ciudad.
En tanto que la importante suma de dinero por el ascenso, un tiempo después, fue documentada para que, en algún momento, los deportistas puedan cobrar lo que habían acordado con la dirigencia encabezada por Pablo Bossio.
Con el correr de los meses y de los años, los futbolistas fueron emigrando a otras instituciones pero siguieron firmes en su postura de mantener el reclamo. Poco más del 10% del premio fue abonado y quedaron las promesas que más adelante se cumpliría con la deuda.
Sin embargo, en las últimas semanas, la situación cambio de manera radical ya que Futbolistas Argentinos Agremiados, a partir del correcto y justo reclamo de los jugadores, tomó cartas en el asunto.
La dirigencia trato de hablar con algunos deportistas que consiguieron el ascenso para tratar de negociar pero los futbolistas, cansados de las promesas, optaron porque la entidad dirigida por Sergio Marchi sea la encargada de poder finalizar con una historia que lleva más de cuarenta meses. Bossio intentó cancelar la deuda pero pidió hacerlo en ocho cuotas, algo que fue rechazado por los futbolistas.
El apuro de la dirigencia de Santamarina radicaba en que durante esta semana tendría que cancelar la deuda para poder presentar los contratos en la AFA ya que de lo contrario el club quedaría inhibido y no podría contratar jugadores. El plantel agotado de promesas incumplidas mando a mediar directamente al gremio para tratar de ponerle punto final al tema.
Lo concreto es que, sin demasiados recursos genuinos, sumado a un presupuesto austero, el aurinegro pudo encontrar los caminos para solucionar un viejo conflicto para un plantel que logró el ascenso en 2014 y recién cuarenta meses después empieza a tener una solución.
Fueron héroes que quedaron en la memoria del hincha y en la historia del club pero la comisión directiva parece haber olvidado todo eso y los hizo sufrir con el pago de un premio que estaba apalabrado y documentado. Los futbolistas que lograron aquel histórico ascenso en las próximas horas podrán cobrar su premio y ponerle punto final a una novela de más de tres años.

Comentarios

Comentarios