16 diciembre, 2017

Claudio “Mono” Minnicelli: “No me presenté antes porque no quería estar preso”

El cuñado de Julio De Vido que fue detenido acusado por los delitos de contrabando y asociación ilícita en el marco de la causa conocida como “la mafia de los contenedores”, dijo hoy que no se presentó en la Justicia porque no quería estar preso y pidió que no se politice el caso.
“Siempre quise declarar, pero no me presenté antes porque no quería estar preso”, dijo en su indagatoria ante el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky y la fiscal Gabriela Ruiz Morales después de nueve meses prófugo. Además cuestionó a quienes “politizan” el caso. “No me gusta que se politice porque pasé de ser Claudio Minnicelli al cuñado de De Vido”, criticó.
La indagatoria se suspendió cuando le pasaron a Minnicelli una de las escuchas que lo involucran. Dijo que dudaba de que fuese su voz y el juez ordenó una pericia. Ahora la División de Acústica Forense de la Policía Federal le tomará una muestra de voz para compararla con las escuchas.
El resultado del estudio tiene que estar para el viernes a las 10 horas cuando se retome la indagatoria. Hasta tanto, Minnicelli seguirá detenido en Superintendencia de Delitos Federales, en el barrio de Lugano.
“Claramente es una chicana”, dijo una fuente judicial sobre el desconocimiento de la voz. “Claramente es él y además tenemos constado que el número del Nextel desde el que habla está a su nombre”, agregó.
En la causa se investiga la falsificación de las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) para lograr el ingreso al país de seis contenedores cuyas empresas estaban en una situación irregular para hacerlo. Hay 10 procesados, entre ellos Osvaldo Giacumbo, el jefe de la Aduana en el puerto de Buenos Aires, y Edgardo Paolucci, ex director de Aduana en la ciudad.
Minnicelli ingresó poco antes de las 11:30 a los tribunales penales económicos de Retiro. Su abogado, Luis Vila, dijo que su cliente quería “ser franco en su declaración”.
“¿Quieren saber quién soy?”, preguntó Minnicelli cuando se inició la indagatoria al mediodía en el segundo piso del edificio de los tribunales de la avenida Inmigrantes 1950, en el barrio de Retiro.
Primero negó las acusaciones y la mayor cantidad de tiempo habló sobre la relación que tenía con el resto de los acusados. De los 10 procesados que ya hay en la causa solo reconoció que conoce a dos. Son Carlos Oldemar “Cuqui” Barreiro Laborda y Federico Tiscornia, con quienes tiene la mayoría de las escuchas.
Sobre Barreiro dijo que lo conoce desde hace muchos años y que se reencontraron por un negocio sobre la empresa de seguridad satelital Lo Jack.
Respecto de Tiscornia, sostuvo que lo conoce por el padre y el medio hermano de él –el ex juez penal económico Guillermo Tiscornia– y que lo llamó porque estaba buscando trabajo. Minnicelli dijo que para ayudar a Tiscornia se comunicó con Barreiro Laborda.
Las escuchas son contundentes contra Minnicelli. En ellas habla de los containers que pudieron ser ingresados, de la falsificación de documentos y del cobro de unos 50 mil dólares.
Para mañana está prevista la declaración como testigo del dueño del lugar que Minnicelli alquilaba cuando fue detenido el domingo a la noche.
El “Mono” Minnicelli cayó en Chapadmalal el último domingo, tras haber estado prófugo de la Justicia durante más de nueve meses. El pariente del ex ministro de Planificación kirchnerista fue capturado luego de que un vecino diera aviso a la Policía, interesado en los $250.000 que había ofrecido el Ministerio de Seguridad en concepto de recompensa.
El detenido pasó las últimas noches en la sede de la Superintendencia de Investigaciones Federales del barrio porteño de Villa Lugano, adonde llegó desde Mar del Plata en la mañana del lunes. Ese día, Minnicelli sufrió un pico de presión, no declaró y el juez Aguinsky convocó a una nueva audiencia para hoy a partir de este mediodía.
Con su captura el juez Aguinsky cerró el círculo de once detenciones en el caso, ya que la Cámara en lo Penal Económico confirmó el procesamiento y millonario embargo contra otros diez acusados, encabezados por el empresario Barreiro Laborda, Sung Ku Hwang, alias “Mister Korea”, y otros.
La banda fue procesada porque supuestamente cobraba coimas para mover y liberar los contenedores que estaban inmovilizados en el puerto local por la Justicia, a raíz de tener problemas de papeles y adulteraciones en el peso y la calidad de los materiales.
En noviembre pasado Aguinsky dictó los procesamientos por supuesta “asociación ilícita” y “contrabando”, a la vez que dictó embargos por más de 22 millones de pesos cada uno, lo que fue confirmado por la Cámara.
En esa línea la fiscal Ruiz Morales ya pidió que todos los procesados sean enviados a juicio oral y público.

Comentarios

Comentarios