15 diciembre, 2017

Se puso en marcha una nueva edición de la Feria del Libro Tandil

Con una importante cantidad de editoriales y autores, ayer por la tarde se dio inicio a la décimo cuarta edición de la Feria del Libro de Tandil, que organizan conjuntamente el Municipio de Tandil, la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, la Cámara Empresaria y la Asociación Ferias del Libro Tandil.
La edición de este año permanecerá abierta hasta el 6 de agosto en el Centro Cultural Universitario, ubicado en Yrigoyen 662, y es con entrada libre y gratuita.
El acto de apertura fue encabezado por el intendente Miguel Lunghi, el rector de la Unicen, Roberto Tassara, el presidente de la Cámara Empresaria, Patricio Fernández, y Alicia Laco por la Asociación Ferias del libro.
La Feria del Libro de Tandil, de edición anual, se lleva a cabo de manera ininterrumpida desde el año 2003. Sus organizadores acordaron, desde el inicio, promover el desarrollo de un espacio plural, de proyección nacional e incluso internacional que atendiera, al mismo tiempo, la demanda y las necesidades de los autores locales y regionales.
Muchos de estos autores enfrentan hoy el desafío de acceder al mercado editorial, dada la tendencia creciente a la publicación de escritores consagrados.
Para estos escritores consagrados el espacio ferial ofrece un incentivo nada desdeñable, dado que propicia una oportunidad maravillosa de profundizar el vínculo con sus lectores, su público. Para los escritores nóveles, mientras tanto, la feria constituye, más que un estímulo, la posibilidad de su realización: se es autor en el intercambio con los otros, que actualizan el sentido de nuestras palabras.
Atendiendo a esta problemática de los escritores locales y nóveles se decidió, de manera conjunta, dedicar la décimo cuarta edición de la feria al libro tandilense a través de la historia. Un homenaje a los pioneros, a los autores que abrieron el paso a las voces del interior instalando nuestra serranía, una idiosincrasia literaria propia, en el entramado de las más cotizadas voces porteñas, ya desde fines del siglo XIX y principios del XX.
En su discurso el intendente Lunghi recordó el largo camino recorrido, participación de las instituciones que reúnen esfuerzos en el comité organizador y el público que desde hace catorce años convirtió a la Feria del Libro “en el acontecimiento más importante del calendario cultural tandilense”.
“La Feria del Libro supo construir una tradición con voz propia, ya tiene su pertenencia fuertemente arraigada en el escenario cultural local y de la región, por lo tanto podemos considerarla un clásico que se instaló y continuará más allá de los gobiernos y las administraciones actuantes. Es un mérito que ha observado el nacimiento de un árbol. Creció desde el pie y ahora se exhibe vigoroso a los ojos de quienes lo plantaron, de quienes la continúan y de aquellos que en el futuro tomarán la posta para cuidarlo como un patrimonio de todos”•, indicó.
El jefe comunal continúo diciendo “en esta edición además, la Feria del Libro rinde homenaje a los autores locales, bajo el lema ´Homenaje al libro tandilense a través de la historia´, es una distinción que comprende al libro local como un verdadero faro luminoso donde, a mi modesto entender, debe subrayarse su poderosa simbología: el libro como una forma del saber acerca de nuestra patria chica, pero también un tributo al esfuerzo, al compromiso y al amor de los autores por su propia tierra”.
“Me atrevo a decir que todo libro local que llegó a las manos del lector, debió atravesar los innumerables contratiempos y dificultades para su publicación, en el azaroso camino que encuentra un libro antes de formar parte de una biblioteca. Pero debemos valorar con hechos, sobre todo quienes estamos gestionando desde algún estamento del Estado, el poder facilitar que esa utopía del autor que escribe en soledad y contra todas las dificultades, se convierta en un hecho posible a la hora de la publicación. Sabemos que desde el inolvidable Fontana con su monumental libro Tandil en la historia, publicado con un gran esfuerzo personal en las primeras décadas del siglo veinte, hasta el último y joven autor que hoy mismo esté escribiendo bajo nuestro unánime cielo tandilense, hay una cultura libresca local que es transmisora de un relato en común, íntimamente nuestro”, agregó.
Finalmente afirmó que “a seis años del bicentenario de la ciudad, quisiera que este gestar libros tandilenses se convierta en uno de los grandes ejes rectores de esta Feria del Libro”.
Luego la Librería Alfa, por sus 20 años y participación activa en la organización de la Feria, y Néstor Di Paola, por su labor en las 14 ediciones, recibieron plaquetas de reconocimiento. Además Teresa Valdettaro, representante de la Fundación El Libro, recibió un cuadro recordatorio de la Feria, por la tarea que realizan para el desarrollo y difusión del trabajo literario.
Por último se realizó el tradicional corte de cintas, y los presentes pudieron disfrutar del show musical que ofrecieron Nelson Castro y los Estudiantes de Dixieland.

Comentarios

Comentarios