El Reino Unido le dice a Felipe VI que la soberanía de Gibraltar es innegociable

El Gobierno del Reino Unido dijo hoy que la soberanía de Gibraltar “no es negociable” y se basa en los deseos de los gibraltareños, en respuesta al discurso pronunciado por el rey Felipe VI en el Parlamento británico.
Un portavoz del Ejecutivo de la primera ministra conservadora, Theresa May, alabó los lazos de amistad entre este país y España pero señaló que persisten las discrepancias en la cuestión del Peñón.
“Aunque en el asunto de Gibraltar no coincidimos, nuestra posición es clara: la soberanía de Gibraltar no está abierta a negociación”, afirmó.
“El pueblo de Gibraltar ha expresado repetida y abrumadoramente su deseo de permanecer bajo soberanía británica y lo respetaremos”, declaró esta fuente.
El portavoz señaló que, en la negociación del “Brexit”, el Gobierno de Londres aspira a conseguir un acuerdo “que funcione para el Reino Unido y para la UE y sus restantes miembros, incluida España, y que funcione también para Gibraltar”.
La bandera de Gibraltar ondeó en la plaza del Parlamento mientras el Rey de España, que lleva a cabo una visita de Estado de tres días con la reina Letizia, pronunciaba un discurso en la Galería Real del Palacio de Westminster, ante las dos cámaras del Parlamento británico, los Comunes y los Lores.
Felipe VI expresó a los parlamentarios su confianza en que “el diálogo necesario y el esfuerzo” de los dos gobiernos, británico y español, permitirán avanzar hacia “soluciones aceptables para todos” en el contencioso sobre Gibraltar.
La alusión a “los dos Gobiernos”, excluyendo al Ejecutivo del Peñón, molestó al Gobierno gibraltareño, cuyo ministro principal, Fabián Picardo, consideró esta posición “antidemocrática”.
“No hay solo dos Gobiernos relevantes, sino tres”, dijo Picardo, que subrayó que el de Gibraltar “es el más importante”, porque refleja los deseos del pueblo gibraltareño.
“El hecho es que España perdió Gibraltar hace trescientos años y que Gibraltar ha sido británico desde entonces”, lo que, señaló, ha sido refrendado en dos referendos, en 1967 y 2002, por los habitantes del Peñón.
“Madrid debe aceptar estos hechos históricos y pasar a otra cosa”, declaró en un comunicado difundido en Twitter.
Picardo aseguró que el pueblo gibraltareño quiere mantener una relación de amistad “normal” con España pero no desea formar parte de este país o estar “de ninguna manera” bajo su soberanía.
Apuntó que hoy en día “los territorios no pueden intercambiarse entre reyes como peones en un juego de ajedrez”.
Agencia EFE.

Comentarios

Comentarios