23 octubre, 2017

Del Potro se despidió de Wimbledon

El tandilense Juan Martín Del Potro, sin demasiado resto físico y alejado de su mejor versión tenística, quedó eliminado del abierto de Wimbledon, tercer torneo de Grand Slam del año, al perder hoy en la segunda ronda con el letón Ernests Gulbis en sets corridos por 6-4, 6-4 y 7-6 (7-3).
En conferencia de prensa al ser consultado sobre la posibilidad de sumar un entrenador, el tandilense reconoció que esta trabajando al respecto y que el nuevo coach no sería argentino.
Del Potro, ubicado en el puesto 32 del ranking mundial de la ATP, perdió luego de dos horas y 53 minutos con Gulbis (589), un tenista de su misma generación que lo dominó desde el principio hasta el final.
La “Torre de Tandil” no podrá repetir su actuación del año pasado, cuando superó al francés Stéphane Robert y al suizo Stan Wawrinka, para caer en la tercera ronda ante el galo Lucas Pouille, e igualó sus anteriores peores actuaciones en el coqueto All England Club, que habían sido en 2007, 2008 y 2009, cuando también perdió en su segundo partido.
El letón, de 28 años, igualó su historial con “Delpo” a tres victorias por lado y su éxito le permitirá darse el gusto de enfrentar en la tercera ronda al serbio Novak Djokovic (4), quien hoy le ganó al checo Adam Pavlasek (136) por 6-2, 6-2 y 6-1.
Gulbis, quien llegó al décimo puesto del ranking mundial en 2014 y luego decayó notablemente, jugó un tenis impecable con un saque muy potente, preciso y variado (conectó 25 aces contra apenas siete del argentino) y además estuvo bien con la derecha y el revés a dos manos, así conectó un total de 60 tiros ganadores, exactamente el doble que el tandilense.
Del Potro, quien había superado en la ronda inicial al australiano Thanasi Kokkinakis (486), planteó en el inicio una táctica de derechas cruzadas, más el revés con slice paralelo, bajito, pero no tuvo la eficacia habitual con su saque, una de las principales armas de su juego, y eso conspiró contra el plan.
El letón quebró para 3-2 con un ataque sobre el revés de “Delpo” para después definirlo en la red, y dominó con su variedad de servicios para cerrar sin problemas el set por 6-4, con 26 tiros ganadores, 9 aces y apenas ocho errores no forzados.
Del Potro, sin movilidad en las piernas, demasiado estático, se confió en que con su derecha y el saque le iba a alcanzar, pero esta vez el servicio no fue su aliado, ya que lo cedió nuevamente en el noveno game del segundo set, así quedó 5-4 abajo y luego lo perdió por 6-4, ante un rival agrandado porque le salía todo lo que intentaba.
Gulbis quebró de nuevo en el tercer parcial, tras una doble falta del tandilense, se adelantó 6-4, 6-4 y 2-1 y así se encaminó a la victoria, que se demoró más de lo previsto porque cedió su saque en el octavo game y el marcador quedó igualado en cuatro.
En ese segmento, Del Potro hizo todo lo que no había hecho antes, ya que se soltó y comenzó a golpear la pelota, así lastimó a Gulbis y llegó al tie break.
En la definición rápida, Gulbis tomó de nuevo el control y se puso rápido triple match point, para definir el partido con un saque a la “T” que dejó perplejo a Del Potro, así cantó victoria por 6-4, 6-4 y 7-6 (7-3).
El tandilense se marchó cabizbajo y con su caída ya no quedan argentinos en el cuadro de singles, puesto que antes, en la ronda inicial, fueron cayendo Carlos Berlocq, Renzo Olivo, Nicolás Kicker, Facundo Bagnis, Diego Schwartzman y Horacio Zeballos.
De todas maneras, Del Potro deberá tomar nota de que su falta de estabilidad física, la que tuvo a lo largo de todo el año, le impidió alcanzar su mejor versión, la que mostró en 2016.
El tandilense protagonizó un 2016 soñado con su regreso al tenis tras reponerse de la tercera operación en la muñeca izquierda, luego cerró con la histórica e inolvidable obtención de la Copa Davis, y en el medio la medalla de plata en los Juegos de Río 2016 y también, en lo anímico, la ovación que recibió en Nueva York del público norteamericano cuando se despidió del US Open en cuartos de final ante el suizo Stan Wawrinka.
Lo que vivió fue único e inolvidable, pero eso quedó atrás y durante este año no repitió aquellos aciertos, en parte porque sufrió demasiados problemas físicos y también porque en cada torneo su bajo ranking lo hizo enfrentarse de entrada con los mejores: así perdió con Djokovic en Acapulco, Indian Wells y Roma; con el suizo Roger Federer, ante el que cayó en Miami, o el escocés Murray, su verdugo en Roland Garros.
Esta vez no lo eliminó ninguno de esos grandes, pero le tocó un tenista bueno en un día inspirado y eso bastó para terminar con sus ilusiones en el césped londinense.
En otros resultados de la jornada, el español David Ferrer le ganó al belga Steve Darcis por 3-0 y abandono por lesión; el búlgaro Grigor Dimitrov al chipriota Marcos Baghdatis por 6-3, 6-2 y 6-1; el israelí Dudi Sela el estadounidense John Isner por 6-7 (5-7), 7-6 (7-5), 5-7, 7-6 (7-5) y 6-3; el alemán Mischa Zverev al kazajo Mikhail Kukushkin por 6-1, 6-2, 2-6, 3-6 y 6-4 y el francés Gael Monfils al británico Kyle Edmund por 7-6 (7-1), 6-4 y 6-4.

Comentarios

Comentarios