22 octubre, 2017

Confirmado: se bajó Manes y Ocaña encabezará la lista de Diputados nacionales de Cambiemos

La acompañarán Toty Flores, Guillermo Montenegro y Marcela Campagnoli. Bullrich y Gladys González serán candidatos a Senadores nacionales. A Manes no le dieron el primer lugar de la boleta y decidió bajarse de la elección.
Finalmente, el científico Facundo Manes no formará parte de la lista de diputados nacionales de la alianza Cambiemos, habida cuenta de sus pretensiones, nunca concedidas por el oficialismo, de encabezar la tira.
Los primeros cuatro lugares de la lista la tendrán Graciela Ocaña, Héctor Toty Flores, el exministro de Justicia Guillermo Montenegro -PRO puro- y Marcela Campagnoli, otra dirigente del riñón de Carrió, como el propio Flores.
Con la renuncia de Manes, los primeros cuatro lugares de la lista la tendrán Graciela Ocaña, Héctor Toty Flores, el exministro de Justicia Guillermo Montenegro -PRO puro- y Marcela Campagnoli, otra dirigente del riñón de Carrió, como el propio Flores. En el quinto lugar asoma Fabio Quetglas, un abogado especialista en gestión de ciudades y desarrollo local, vinculado a la UCR a través de Ernesto Sanz.
Quedan por resolverse los aportes de Ricardo Alfonsín y de Daniel Salvador a la lista de Diputados. En la previa se hababa de los lugares 7 y 8 para el radicalismo. Carlos Fernández era uno de los que sonaba, el otro era desconocido y correspondería a Salvador. El dilema es que el Vicegobernador podría estar negociando “cederlo” a cambio de más representación seccional.
En todo caso, los borradores le daban los lugares 9 y 10 al PRO, el 11 a la Coalición Cívica -Sonaba Juan Manuel López. 12 y 13, al límite de los “entrables” también sonaban para los de Macri.
En tanto los candidatos a Senadores nacionales serán Esteban Bullrich, ministro de Educación de la Nación, y Gladys González, titular de ACUMAR, ambos del nucleo de puros del macrismo. La movida de Bullrich anticipa un retoque en el Gabinete de Vidal, por cuanto Alejandro Finocchiaro asoma como su sucesor.
La novela de Manes fue un caso aparte. El frustrado desembarco del neurocientífico en el mundillo político apareció cruzado por las controversias. A los ya conocidos reclamos de la UCR, que en dispar medida acepta que se lo “facturen” como propio, se sumó una diferencia entre sus aspiraciones personales y la oferta del Gobierno.
Es que, según trascendió, Manes pedía el primer lugar de la lista. Está claro que, por su perfil -está instalado mediáticamente y tiene aprobación-, no le interesa ser “uno del montón” que ingresen por Cambiemos. Del otro lado, en la Provincia le ofrecieron ser el dos. Las definiciones se estiraron hasta lo imposible, pero no hubo lugar para el acuerdo.
Según análisis electorales, sin Manes, el oficialismo se priva de dos o tres puntos que pueden devenir en fundamentales si la elección es, como prevén algunos conteos, reñida. La estrategia de Cambiemos entraña un riesgo doble, habida cuenta de que Gladys González, que tiene amplio consenso dentro del mundo PRO, va por el segundo lugar de la tira de senadores, y para lograr ingresar a al Cámara Alta, Cambiemos deberá indefectiblemente apuntarse una victoria.

Comentarios

Comentarios