16 diciembre, 2017

Miles de detenidos en movilizaciones opositoras en Moscú y San Petersburgo

Al menos 1.500 personas fueron detenidas en distintas ciudades rusas, incluido el líder opositor Alexey Navalny, en manifestaciones de protesta contra el gobierno de Vladimir Putin que fueron declaradas ilegales por el Kremlin.
Al menos 1.500 personas fueron detenidas en distintas ciudades rusas, incluido el líder opositor Alexey Navalny, en manifestaciones de protesta contra el gobierno de Vladimir Putin que fueron declaradas ilegales por el Kremlin y tuvieron fuerte repercusión en Moscú y San Petersburgo.
Aunque en un primer momento los informes hablaban de cientos de detenidos, con el avance de las horas la cifra de apresados creció y se estimaba en miles.
Las cifras mayores eran las de San Petersburgo, en particular en el Campo de Marte, donde durante la manifestación fueron apresadas unas 900 personas, y Moscú, donde sitios locales hablaban de unas 750.
En rigor, durante las horas previas a la movilización en la capital rusa se generaron cruces de acusaciones entre el líder de la oposición, Alexey Navalny, y el gobierno nacional, por el lugar donde se realizaría la protesta.
A última hora del domingo, Navalny anunció a través de las redes sociales que el punto de encuentro de la movilización cambiaba de la avenida Académico Sájarov, zona donde había sido autorizada por el Ayuntamiento, a la céntrica calle Tverskaya, donde hoy tuvieron lugar celebraciones oficiales por el Día de Rusia.
La fiscalía de Moscú advirtió este lunes que “cualquier intento de celebrar un acto no autorizado en la calle Tverskaya será considerado ilegal y las fuerzas del orden tendrán que tomar las medidas necesarias”.
Vladimir Chernikov, jefe del departamento de policía de Moscú, anticipó que se actuaría contra cualquier intento de alterar el orden y la ley y que detendrían a todo aquel que lleve “pancartas y lemas”, al tiempo que movilizó carros de asalto y efectivos policiales en la zona.
Sin embargo, la advertencias oficiales no impidieron que miles de personas se concentraran en el centro de Moscú, según los opositores unas 50.000 personas, y marcharon por la zona céntrica hasta que intervino la policía para reprimir.
Para entonces, Navalny ya había sido detenido en su casa, cuando se aprestaba a salir para encabezar la movilización.
“Saludos. Soy Yulia Navalnaya. Felicidades a todos por la fiesta (Día de Rusia). Alexey ha sido detenido en la puerta de casa. Me ha pedido que les transmita que los planes no cambian: Tverskaya”, escribió la esposa de Navalny en su cuenta de Twitter anunciando la detención y ratificando el punto de encuentro.
Esta es la segunda detención del líder opositor, que quiere presentarse como candidato a presidente en 2018, en lo que va del año.
Durante las protestas en marzo pasado, alrededor de mil personas fueron detenidas en una ola de protestas en todo el país, muchos de los cuales fueron luego condenados a penas de arresto.
El propio Navalny pasó dos semanas arrestado por celebrar una marcha no autorizada que se dirigía especialmente contra el primer ministro Dmitri Medvedev, a quien acusó de corrupción en un video difundido por las redes sociales.
Ahora, el político de 41 años convocó manifestaciones en unas 200 ciudades del país, y será acusado de violaciones de las leyes que regulan la organización de manifestaciones y de desacato a la Policía, informaron las autoridades. Según la agencia de noticias Tass, podría ser condenado a hasta 30 días de arresto.
La policía formó cordones durante la marcha para dispersar a la multitud, que esta vez protestaba especialmente contra Putin, pese a que la gran manifestación anterior se centró en Medvedev.
Sin embargo, algunos matizaron que estaban contra Putin pero no todos eran seguidores de Navalny. La Fiscalía de Moscú había alertado de la intervención de la Policía.
Entre los detenidos estuvieron varios de los correligionarios de Navalni, numerosos jóvenes e incluso un periodista de la Agencia EFE en Moscú que cubría la manifestación. Ignacio Ortega fue llevado a un furgón policial con decenas de personas y de ahí a una comisaría, donde tras ser identificado quedó en libertad.
Coincidiendo con la protesta, el Ministerio del Interior anunció que 2,5 millones de personas participaron pacíficamente en las festividades por el Día Nacional de Rusia, en el que se celebra la transformación de la extinta URSS en la actual federación rusa.
Se estima que Putin conserva una popularidad en el país superior al 80 por ciento.

Comentarios

Comentarios