Desde fin de año funcionará el primer banco argentino sin sucursales

A fin de año comenzará a funcionar en el país el banco digital, es decir, sin una red de sucursales. Se trata de “Wanap”, una denominación que juega con la idea de asemejarla a una simple aplicación portátil y de fácil uso y acceso.
El proyecto recibió hoy la aprobación del Banco Central (BCRA), la entidad rectora precisamente lanzada en una especie de cruzada modernizadora del sistema financiero argentino. Y Guillermo Francos, uno de los responsables de llevar adelante el proyecto junto con el ex gerente general del Banco Provincia en tiempos que Francos lo presidía, Juan Carlos Ozcoidi, confimó a LA NACION que la entidad estará operativa “hacia fin de año” con una propuesta que estará volcada a la banca minorista, aunque en una segunda etapa se planea hacer extensiva a las empresas.
El accionista principal del nuevo banco, que comenzará a funcionar con un capital equivalente a los US$ 10 millones, es el titular de la Corporación América, Eduardo Eurnekián, quien también en propietario en Armenia del Converse Bank. Se trata de un proyecto que comenzó a tomar forma hace más de dos años. “Cuando intentamos comprar con la patente del Interfinanzas ya la idea era desarrollar desde allí una propuesta de banca digital. Esa operación finalmente no prosperó pero seguimos adelante con la idea que se potenció luego al asumir la nueva conducción del BCRA con una propuesta mucho más abierta y modernizadora”, explicó Francos.
El proyecto fue formalmente presentado para la evaluación de las autoridades del BCRA en noviembre y estuvo a punto de tener vía libre semanas atrás, aunque se demoró por un cambio de nombre. “Habíamos elegido llamarnos Walap pero después fuimos advertido que ya existía un banco en Estados unidos con esa denominación y hasta una fintech”, comentó Francos.
Finalmente esta tarde obtuvo la aprobación del directorio del BCRA. El socio digital de Wanap, un banco que tendrá 40 empleados, será la empresa española especializada en tecnología Indra. La demora entre su aprobación y su operatividad tiene que ver con la necesidad de cumplimentar una serie de requisitos de seguridad y de capital. Luego tendrá vía libre para competir con los 63 bancos y 14 compañías financieras con actuación en el mercado local.
La entidad brindará los mismos productos y servicios bancarios, como líneas de crédito, depósitos e inversiones, pero focalizándose en los clientes más jóvenes o acostumbrados a usar los canales electrónicos. Utilizará la red se cajeros Link y tendrá convenios con comercios para hacer retiros de efectivo. Y tiene un convenio sellado para ofrecer tarjetas de Mastercard y procesar las operaciones a través de First Data.
Dado que el banco no contará con sucursales, contará con una buena plataforma para operar y un centro para atender las consultas telefónicas u online. “Las últimas mejoras en las redes de comunicación, aunque falta mucho aún, no ayudan a dar este paso. Quien quiera ser nuestro cliente, tener una cuenta en el banco sólo necesitará tomarse una foto con el celular y pasárnosla para dar comienzo al procesamiento de su solicitud. La idea es diferenciarnos por la agilidad”, insistió Francos.
El fenómeno de la banca digital tiene alguna historia en Europa. Por caso sólo en Gran Bretaña se han creado 13 bancos de este tipo en los últimos 4 años al tiempo que otros 20 están tramitando licencias. En América latina son apenas un puñado y la Argentina, con el vía libre concedido a Wanap, acaba de dar el primer paso para sumarse a esta ola global, que consiste en reducir el número de sucursales y de oficinas de atención al público y, simultáneamente, ampliar y agilizar los canales electrónicos para operar.

Comentarios

Comentarios