15 diciembre, 2017

Gran Bretaña: Corbyn pide la renuncia de May por desfinanciar a la policía

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, pidió este lunes la renuncia de la primera ministra británica, Theresa May, por los recortes en el número de agentes de policía, a raíz del debate electoral sobre la seguridad después del atentado de Londres.
Enmarcada en los atentados que el pasado sábado dejaron siete muertos y 48 heridos, la agenda política británica reanudó la campaña electoral para el próximo jueves, unos comicios generales que según las encuestas serán mucho más reñidos que lo previsto inicialmente.
Durante la campaña para los comicios generales de este jueves en el Reino Unido, Corbyn dijo a los medios que May fue responsable de reducir el número de policías -en casi 20.000- cuando era ministra del Interior durante el mandato de David Cameron (2010-2016), su antecesor en el cargo de primer ministro.
Tras el ataque de Londres, el tercero contra el Reino Unido en apenas tres meses y en el que han muerto siete personas, los recortes en materia de seguridad se han situado en el centro del debate político.
El ex ministro de justicia conservador Dominic Raab rechazó como “nauseabunda hipocresía” el pedido de Corbyn, y convocó al electorado a juzgar a May por los resultados de su accionar, y acusó al líder laborista de haber “doblado en U” en sus posiciones sobre las atribuciones de la policía, informó la BBC.
Por su parte, May descalificó a Corbyn como negociador del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), porque está dispuesto a llegar a cualquier acuerdo comercial con Bruselas, informó la agencia española de noticias EFE.
La líder conservadora reanudó este lunes la campaña para las elecciones de este jueves en el Reino Unido tras quedar interrumpida por el atentado del sábado en Londres, en el que siete personas murieron y tres de los agresores fueron abatidos por la Policía.
En una conferencia de prensa, May acusó a Corbyn de estar dispuesto a aceptar cualquier acuerdo con la UE, “sin importar el precio” que eso pueda suponer para el país.
El domingo, la primera ministra se lanzó a la campaña luego de presidir una reunión del comité de emergencia Cobra, formado por los principales miembros del Gobierno y representantes policiales, con quienes abordó las medidas de seguridad tras el ataque.
Después del tercer ataque miliciano en Reino Unido en menos de tres meses, May subrayó la necesidad de mostrar “una respuesta más enérgica” para erradicar al extremismo islamista, que el país había sido demasiado tolerante con el extremismo y que las elecciones del jueves “seguirían adelante”, indicó la agencia de noticias Reuters.
El domingo, delante de su residencia de Downing Street, la líder conservadora había dicho que los británIcos no pueden permitir que “la violencia interrumpa el proceso democrático”.
El Estado Islámico (EI), que ha perdido territorio en Siria e Irak ante el avance de una coalición liderada por Estados Unidos, dijo que sus milicianos fueron responsables del ataque, aunque no están claros los vínculos entre los autores y el grupo.
Además de Londres, May hará campaña en Yorkshire (norte de Inglaterra), y en Escocia, mientras que el líder del Partido Laborista, el principal de la oposición británica, estará en el noreste de Reino Unido, informaron los partidarios de Corbyn a la prensa.
Todos los medios locales destacan que May resaltará en su campaña la importancia de que el Reino Unido cuente con un liderazgo fuerte para defender al país de la amenaza terrorista y en las negociaciones sobre la salida británica de la Unión Europea (UE), que empezarán once días después de las elecciones.
Corbyn, en tanto, quién experimentó un importante repunte en las encuestas sobre intención de voto en las últimas semanas, volverá a criticar al Gobierno por los recortes en el sector público y las desigualdades sociales que hay en el país.
La primera ministra decidió hace unas semanas adelantar los comicios generales que iban a celebrarse en 2020 a fin de contar, según ella, con un fuerte mandato para negociar con firmeza con sus todavía socios comunitarios.
Mientras el atentado del sábado se afirma como un ítem insoslayable de la campaña, la jefa de la policía de Londres, Cressida Dick, dijo que aunque algunos de los recientes ataques en Reino Unido registran vínculos internacionales, “tienen un centro de gravedad en gran parte doméstico”, mientras May subrayó que no se cree que los tres ataques recientes -perpetrados en menos de tres meses- estén conectados.
Los sondeos, en tanto, evidencian una enorme dispersión.
Mientras la consultora Survation registra una diferencia de apenas un punto entre conservadores y laboristas (40% y 39% respectivamente) la agencia demoscópica ComRes, asegura que esta diferencia es de al menos 12 puntos porcentuales (47% contra 35%).
Las diferentes versiones sobre el resultado se vinculan a la participación que esperan, sobre todo la de los jóvenes de salarios bajos y menos interesados en política, que por lo general simpatizan con los Laboristas pero tienden a participar poco.
El reto de las consultoras está precisamente en predecir la participación de esta franja etaria, que fue la gran falla de 2015, cuando las encuestas sobreestimaron la participación de ese grupo.

Comentarios

Comentarios