15 diciembre, 2017

Al menos 90 muertos y 350 heridos por un atentado con coche bomba en Kabul

La explosión se produjo en el distrito diplomático, a pocos metros de la embajada de Alemania. Hasta el momento, ningún grupo armado se atribuyó el ataque. Mirá la Fotogalería
Al menos 90 personas murieron y 350 resultaron heridas en un atentado con coche bomba perpetrado hoy en una zona de alta seguridad de Kabul cerca del Palacio Presidencial, donde se encuentran varias embajadas y edificios del Gobierno, según el último recuento del ministerio de Salud Pública afgano.
La explosión se produjo hacia las 08.25, hora local (00.55 en Argentina), en el Distrito Policial 10, cerca de la plaza Zanbaq en una zona cercana a las embajadas de Alemania, Turquía y Japón, precisó otro representante ministerial, Wahidullah Majroh.
El portavoz de la Policía de Kabul Basir Mujahid indicó que las primeras investigaciones apuntan a que el vehículo, un pequeño camión del servicio de alcantarillado, fue cargado de explosivos y detonado en una zona de gran concurrencia de tráfico.
“El objetivo no está aún claro, pero fue cerca de la Embajada de Alemania”, indicó el portavoz policial, al señalar que la zona está acordonada y continúan las investigaciones.
Por el momento se desconoce si entre los fallecidos hay diplomáticos extranjeros, pero Alemania y Pakistán señalaron que algunos empleados y personal de las embajadas resultaron heridos.
La potente detonación, que se escuchó en varias zonas de la ciudad, se registró en pleno mes sagrado de Ramadán y en plena hora punta de ingreso a los edificios de oficinas, ya que durante esta época la gente entra una hora más tarde a trabajar.
El vecindario está considerado la zona más segura de Kabul, con embajadas extranjeras protegidas por docenas de muros contra explosiones de tres metros (10 pies) de alto y oficinas gubernamentales custodiadas por policías y fuerzas de seguridad nacionales. La embajada de Alemania, el Ministerio de Exteriores y el palacio presidencial están en la zona afectada, así como las legaciones diplomáticas de Gran Bretaña y Canadá, China, Turquía e Irán.
Hasta el momento, ningún grupo armado se ha atribuido el ataque.
El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, pidió la semana pasada a todos los grupos insurgentes que respetaran la celebración del mes sagrado y detuvieran sus acciones armadas.
Sin embargo, ya el pasado domingo los talibán cometieron un atentado con coche bomba en una parada de autobús en Khost (sureste) causando 13 muertos y 8 heridos, en su mayoría militares, en el primer día del Ramadán.
Los dos últimos ataques de envergadura con bomba en Kabul, el último de ellos a principios de mes y ocurridos también en el área diplomática, fueron reivindicados por el ISIS.
El Ejecutivo afgano ha ido perdiendo terreno ante los talibán y otros grupos insurgentes desde el final de la misión militar de la Alianza Atlántica y en este momento apenas controla un 57 % del país, según información de Washington.

Comentarios

Comentarios