19 octubre, 2017

Temer descarta convocar a una asamblea constituyente tras el escándalo de coimas de Odebrecht

El presidente de Brasil descartó este lunes la realización de una Asamblea Constituyente para ejecutar una reforma que renueve a la clase dirigente tras el tsunami político que provocó la delación de los ejecutivos de la empresa Odebrecht, que revelaron una trama de coimas y pagos de campañas ilícitos realizados en las últimas tres décadas.
El presidente de Brasil, Michel Temer negó la existencia de un pacto para enfrentar a la Operación Lava Jato desde la clase política del que formarían parte los ex presidentes Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) y Luiz Inácio Lula da Silva.
“Una constituyente se da cuando hay ruptura constitucional, hay que hacer una elección y después aguardar los trabajos. Sería un tumulto en un momento en el cual las instituciones están funcionando normalmente”, dijo Temer a la radio Jovem Pan de San Pablo.
En ese sentido, dijo que la independencia de poderes de la Constitución de 1988 “permite los trabajos” de la Operación Lava Jato.
Temer será investigado una vez que termine su mandato, según decidió la Corte, por dos episodios vinculados a reuniones en la que fue acusado por ex ejecutivos de Odebrecht de pedir 40 millones de dólares para financiar ilegalmente la campaña de su fuerza, el Partido del Movimiento de la Democracia de Brasil (PMDB).
“Es muy probable que algunos ministros se sientan incómodos y digan que no pueden continuar”, dijo además Temer, quien repitió que su norma es que se aparte del cargo sin renuncia el ministro que sea denunciado por la fiscalía y que se irá quien sea procesado. “No echaré a nadie porque alguien habló mal, cuando haya pruebas robustas hablare al respecto”.
El Partido de los Trabajadores (PT), uno de los principales acusados en la delación de Odebrecht, propuso una asamblea constituyente específica de reforma política, tal como lo había hecho la ex presidenta Dilma Rousseff tras las protestas de 2013.
También negó un acuerdo con Lula y Cardoso, ambos involucrados en la delación de Odebrecht, para enfrentar a los investigadores.
Temer dijo que habló con Lula sobre reforma política cuando fue al velorio de su esposa, pero nunca de un acuerdo con Cardoso para intentar evitar consecuencias judiciales.
“Hoy mismo el ex presidente Fernando Henrique (Cardoso) dijo que no hubo ninguna conversación” para entorpecer a Lava Jato”, dijo Temer.
Temer admitió anoche que el juicio político que destituyó a Dilma Rousseff fue consecuencia del chantaje de su aliado, hoy preso, el ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha.
Temer dijo que Cunha decidió aceptar un pedido de juicio político porque el Partido de los Trabajadores de Rousseff se opuso a darle protección en la comisión de ética debido a que había ocultado cuatro cuentas que tenía en Suiza en las cuales habría recibido sobornos de contratos intermediados en Petrobras.
“Cunha me dijo que iba a archivar los pedidos de juicio contra Dilma, pero al día siguiente el PT decidió votar contra Cunha. Entonces, si el PT hubiera votado a favor de Cunha en aquella comisión de ética, es muy probable que la señora presidenta continuara su mandato”, dijo Temer al negar haber militado contra su ex compañera de fórmula.

Comentarios

Comentarios