19 octubre, 2017

Venezuela: Nicolás Maduro busca bloquear una nueva marcha opositora

Piquetes de la policía y la Guardia Nacional obstaculizan los siete puntos de partida de los manifestantes. Hoy también marcha el oficialismo.
Bajo un clima de tensión, el régimen de Nicolás Maduro ha intentado impedir nuevamente la realización de la marcha convocada para hoy por la oposición, bloqueando con piquetes de la Policía Nacional Bolivariana y la Guardia Nacional en Caracas los siete puntos de partida de los manifestantes, con miras a desembocar en la Autopista Francisco Fajardo a la altura de Altamira.
A pesar de los riesgos de enfrentamientos y choques con las fuerzas de seguridad, la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática ha organizado la movilización de los manifestantes para respaldar la decisión de la Asamblea Nacional, mayoritariamente opositora, de celebrar una multitudinaria protesta en la calle.
El parlamento condenó ayer el golpe de Estado continuado en contra de la democracia perpetrado la semana pasada por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, cuyos magistrados ahora serán objeto de remoción. En la marcha, los manifestantes firmarán la solicitud de destitución de los siete jueces, entre los cuales, destacan la ex presidenta de la Corte Gladys Gutierrez y Calixto Ortega.
La movilización hasta Altamira, en la autopista, partirá desde siete puntos de la capital para simular a los siete magistrados que van la oposición busca destituir. Estos son: Multiplaza Paraíso, Parque Caracas, centro comercial Los Cedros, Santa Mónica, Santa Fe, Parque Cristal y Caurimare.
Desde el sector de El Paraíso, uno de los siete puntos de concentración de la marcha, la diputada Marialbert Barrios, denunció que los uniformados de la policía bolivariana “pretenden negarnos el derecho a la protesta”.
La escalada represiva comenzó el viernes pasado después que la Sala Constitucional emitió sus sentencias con la que quitaba al Parlamento su capacidad de legislar. Este martes se convocó una marcha que pretendía acompañar a los asambleístas al palacio legislativo pero fue dispersada por la policía con bombas de gas lacrimógena y de pimienta y chorros de agua, y dejó, según la oposición, medio centenar de lesionados, uno de ellos de bala, y una docena de arrestos.
Entre tanto el chavismo también marchará hoy jueves hacia el Parlamento para protestar contra el supuesto “golpe parlamentario” que Héctor Rodríguez, el jefe de la bancada oficialista. “Griten alto, bajo, hagan violencia, llamen a guarimbas (protestas violentas) o a liquidar magistrados, no pueden destituirlos sin violar la Constitución”, dijo.
En el interior de Venezuela también hay movilizaciones que son reprimidas. Ayer miércoles en las ciudades de San Cristóbal, fronteriza con Colombia, y Valencia, en el centro-norte, se produjeron enfrentamientos entre uniformados y estudiantes universitarios que respondieron con piedras y palos a gases lacrimógenos.
Directivos de las universidades reportaron 21 heridos en San Cristóbal y 14 en Valencia.
El objetivo de las protestas será el proceso iniciado en el parlamento para destituir a los magistrados del TSJ. Pero la decisión es difícil de lograr ya que el “Poder Moral”, que también es chavista, debería declarar que los jueces cometieron delito con sus sentencias.
La oleada de protestas pacíficas, exigiendo elecciones ya y las cabezas de los magistrados, viene acompañada por el respaldo de la Iglesia venezolana y las organizaciones internacionales como la OEA.
El ex presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, dijo que “estos magistrados, en compañía del Alto Mando Militar y los colectivos armados continúan aplicando el autogolpe de Estado. Este gobierno se fundamenta en las decisiones inconstitucionales del TSJ y en el apuntalamiento de sus fechorías del Alto Mando Militar (…) que escojan si quieren ser los custodios de la Constitución o simplemente los guardaespaldas de Nicolás Maduro”.

Comentarios

Comentarios