24 septiembre, 2017

Español enfermo de ELA se suicida ante cámaras como protesta final al marco legal de su país

José Antonio Arrabal tuvo que quitarse la vida de forma clandestina e ilegal, a falta de normas que permitan la eutanasia.
En agosto de 2015, Arrabal fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que provoca una progresiva pérdida de movilidad del cuerpo, hasta llegar a la paralización total y a la muerte.
Meses atrás, y ante el acelerado avance de su mal, decidió que ya no podía ni quería soportarlo más. Para su desgracia, las leyes españolas no permiten la eutanasia, por lo que debió proceder al margen de la ley.
“Ya no puedo levantarme de la cama ni acostarme, ni darme la vuelta, ni limpiarme”, describe en el video grabado el pasado 2 de abril, y en el que se registran sus últimos momentos de vida. La filmación fue publicada luego por el periódico matritense El País.
“Cuando te diagnostican ELA, te están dando la sentencia de muerte tal cual”, resume Arrabal, electricista de 58 años, oriundo de Ávila y residente en Madrid desde mediados de los años 90.
“Me parece indignante que una persona tenga que morir sola y en la clandestinidad, que tu familia se tenga que marchar de casa para no verse comprometida en el tema y acabar en la cárcel”, lamenta.
Luego, en las escenas finales de la grabación, Arrabal ingiere fármacos que debió comprar por su cuenta a través de Internet, y que lo sumergen en un sueño del que ya no despertará.
Antes de suicidarse, había dejado a mano toda la documentación que su familia necesitaría luego: su cédula de identidad, historia clínica, testamento, y una carta al juez al que le tocara ocuparse de su muerte. También un documento donde hace donación de su cerebro y una hoja que sólo dice “no reanimar”, para el caso de que algún médico quisiera intentar maniobras de resucitación.

Comentarios

Comentarios