24 septiembre, 2017

España: Todos los partidos menos el PP apoyan el inminente desarme de ETA

La agrupación del presidente Rajoy fue la única que no respaldó el desarme de la organización separatista vasca en un acto conjunto realizado en Bilbao.
En un acto conjunto realizado en Bilbao, las fuerzas políticas vascas mayoritarias y los sindicatos de la norteña región de España calificaron de “hito” la decisión de la organización separatista de entregar sus armas cinco años y medio después del anuncio del cese definitivo de su violencia, en octubre de 2011.
“El desarme es un paso necesario para la paz, es un paso imprescindible. Es, por tanto, una buena noticia y queremos dar credibilidad a su anuncio”, señaló el manifiesto que fue leído, en euskera (lengua vasca) y castellano, por la socialista Rafaela Romero y la sindicalista Ainhoa Etxaide.
La entrega permitirá “cerrar una etapa relacionada con el pasado” y “avanzar de una manera fundada en un nuevo tiempo centrado en la convivencia”, añadieron los dirigentes vascos.
Por ese motivo, llamaron a ETA para que realice, “en el más breve espacio posible de tiempo, un único acto de desarme unilateral completo, definitivo y verificado”.
También reclamaron al gobierno español y francés que “colaboren” con la culminación del proceso; mientras que a las instituciones regionales del País Vasco y Navarra -más implicadas- les piden que “continúen desarrollando gestiones de apoyo a un acto de desarme final con garantías de legalidad y seguridad, y que hagan un seguimiento del mismo”, para que concluya con “éxito”.
Entre los asistentes al acto realizado en un hotel bilbaíno figuraban el presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Andoni Ortuzar, cuyo partido gobierna la norteña región, el mítico Arnaldo Otegi, de la independentista EH Bildu, y representantes del partido antiausteridad Podemos.
Otegi, quien fue uno de los principales promotores de un acuerdo de paz con ETA y formó parte de las negociaciones frustradas que realizó el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, salió de prisión hace apenas un año tras cumplir condena por intentar reconstruir Batasuna, el brazo político de la organización separatista que había sido ilegalizado.
Al igual que el resto de firmantes del documento, el dirigente independentista se comprometió a “desarmar la palabra, encauzar democráticamente nuestras legítimas diferencias y prestigiar el diálogo como forma de prestigiar nuestras disputas”.
Sin embargo, la iniciativa sólo fue rechazada por el PP vasco y el partido de derecha navarro UPN, que consideraron que el acto era “propaganda” para ETA.
“Hay precios que ni siquiera por una foto se pueden pagar”, afirmó la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, en referencia a su negativa a firmar conjuntamente un documento con Otegi.
Fernández cuestionó el papel del PNV y los socialistas, quienes con su actitud de “sumisión” están “construyendo a que el desarme de ETA sea un éxito”, y criticó que “en ningún momento” se citara a ETA como “banda terrorista” para evitar hablar se su pasado “sanguinario”.
El texto defendido hoy es muy similar al que se debatirá mañana en el parlamento regional a propuesta del PNV y de los socialistas y que, previsiblemente, no contará tampoco con el respaldo del oficialismo.
A tres días de que ETA escenifique la entrega de su arsenal en Bayona, hay todavía muchas incógnitas abiertas sobre cómo se llevará a cabo el desarme definitivo.
La Comisión Internacional de Verificación (CIV), que se creó tras el anunció del cese de la violencia de ETA, entregará ese mismo día a las autoridades judiciales francesas la geolocalización de los arsenales de la organización separatista antes del comienzo de los actos, de acuerdo con información del diario vasco Deia.
No obstante, desde el Ejecutivo vasco, el secretario general para la Paz y la Convivencia, Jonan Fernández, dijo que las comprobaciones que se realizarán del desarme “lógicamente, no se podrá completar al cien por ciento” el día 8 de abril, sino que será necesario un trabajo posterior.
El grupo de activistas vascos conocido como los “Artesanos de la paz”, que negocian las condiciones del desarme y están detrás de la puesta en escena de este momento histórico, son los que facilitarán la información a los verificadores.
Estos mediadores civiles que organizaron la emblemática entrega de armas de ETA iniciarán la jornada con la proyección de la película Bakea orain, Herriaren aldarria (Paz hora, la gente llora), dirigida por Thomas Lacoste. Posteriormente habrá un cine-fórum y una conferencia de paz, y por la tarde, una concentración en apoyo al desarme de ETA en la plaza Roland Barthes de Bayona.
Con la vista puesta en ese acto, las víctimas de ETA presentarán mañana un manifiesto titulado “Por un fin de ETA sin impunidad”, que fue suscrito ya por un centenar de intelectuales y víctimas del terrorismo en España, que fue elaborado por un grupo encabezado por el filósofo Fernando Savater.
Según afirman, la entrega de armas planeada tiene una “inequívoca connotación de auto blanqueo”, por lo que reclaman que el final de ETA sea “manejado desde los principios que inspiran el Estado de Derecho”.
ETA, cuyas siglas significan “Euskadi ta Askatasuna” (Patria Vasca y Libertad), anuncio del cese definitivo de su actividad armada el 21 de octubre de 2011, pero no entregó sus armas ni se disolvió, como le exigen, sin condiciones, el gobierno español y francés.
Durante los 43 años que duró su lucha armada por la creación de un País Vasco independiente de España y Francia, el conflicto dejó 914 muertos, de los cuales 850 fueron causados por los separatistas. En las cárceles españolas y franceses actualmente cumplen condena 360 presos etarras, mientras un número desconocido se encuentran “exiliados” en países latinoamericanos.

Comentarios

Comentarios