20 septiembre, 2017

Conflicto en Amarilla Gas por el despido de seis trabajadores

Un grupo de operarios de la empresa Amarilla Gas inició días atrás una medida de fuerza por el despido de un empleado administrativo. Como consecuencia, al día siguiente, hubo otros cinco despidos. La empresa argumenta que realizó una importante inversión en tecnología, por lo que ahora puede trabajar con menos personal, pero desde el sindicato desmienten esta teoría.
Emilio Aguilar, delegado del sindicato del Petróleo y Gas Privado, en Tandil; y además, empleado de Amarilla Gas, explicó a La Voz que “el día jueves comenzó un proceso de instalación de nueva maquinaria en la planta de Caseros y Primera Junta y al mismo tiempo, despidieron a un empleado administrativo”.
“La incorporación de tecnología es importante, porque nosotros veníamos fraccionando como en la ‘Edad de Piedra’. Las tareas de fraccionamiento se hacen con ocho personas. Dos estaban en fraccionamiento; dos más en carga; dos en descarga y dos más en colocación de tapones y precintado. Ahora, la empresa argumenta que con esta nueva maquinaria, puede fraccionar con menos gente y echaron a un compañero que estaba en administración”, detalló Aguilar.
Añadió que “a raíz de eso, nosotros iniciamos un paro el día viernes y despidieron a otros cinco compañeros de planta. Siempre con el argumento de que no necesitan tanto personal, pero es claro que fue una represalia por la medida de fuerza, que no les gustó”.
El delegado explicó que “la tecnología incorporada iba a ser importante para el invierno, porque nosotros teníamos que trabajar doble turno, para poder fraccionar todo lo necesario para abastecer a toda la región, porque todo sale desde acá. Es indefendible que ahora digan que no necesitan a la gente. De hecho, con esta maquinaria, la garrafa sale tan rápido, que necesitás más personal, porque el ritmo anterior te daba tiempo a hacer otra tarea, pero ahora, con esta tecnología, no. Esas nuevas máquinas, permitirían que en invierno pudiéramos cumplir con el fraccionado en un solo turno y no tener que hacer doble jornada”.
Los empleados cesanteados tiene antigüedades en la empresa que oscilan entre los 14 y los 11 años y Aguilar advirtió que “no han recibido ningún telegrama, ni nada. Simplemente se les dijo que están despedidos, pero se negaron a firmar en la empresa el aviso. Y hoy (por ayer), nos presentamos a trabajar, pero con tres guardias de seguridad nos impidieron el ingreso y nos sacaron como a perros”.
El delegado sostuvo que “nuestra situación ya está en manos del sindicato del Petróleo y Gas Privado, con sede en Avellaneda, y se van a seguir todas las medidas legales y por lo pronto, el lunes, a las 6 de la mañana, nos vamos a presentar nuevamente en nuestro lugar de trabajo”.
Actualmente, en la planta de Amarilla Gas, las únicas tareas que se están llevando adelante, son las de instalación de la nueva maquinaria adquirida, aunque los trabajadores especulan que “seguramente el lunes la empresa se va a presentar en el Ministerio para denunciar que la planta está paralizada. Los compañeros van a enviar un telegrama eximiéndose de las consecuencias que pudieran venir, porque no se les permite ingresar a su lugar de trabajo y si interviene el Ministerio, va a ser beneficioso para nosotros, porque es indefendible lo que está haciendo la empresa, de echar a trabajadores sin justificación”, según dijo Aguilar.

Comentarios

Comentarios