19 octubre, 2017

Realizaron jornada de concientización contra el juego compulsivo en el Casino de Tandil

El Instituto Provincial de Lotería y Casinos, a través del Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo Tandil, inició una campaña de concientización contra el juego compulsivo, en el que se resalta la importancia de la reflexión acerca de la ludopatía, su atención, prevención y tratamiento.
La actividad tuvo lugar el viernes de la semana pasada, poco después de las 18 horas, en las instalaciones del Casino local, donde integrantes del Grupo de Trabajo entregaron folletería y anticiparon que continuarán con jornadas similares en los Centros de Atención especializados.
El médico psiquiatra Martín Modaffari, coordinador del Centro de atención local explicó que la campaña se realiza en conjunto con la Dirección de Salud Mental y el Centro de Prevención de Adicciones del Municipio y anticipó que el objetivo “es fomentar el debate sobre la normativa comunitaria y realizar campañas de concientización y prevención”.
También dijo que “la idea es prevenir, y promover el programa de asistencia, desde el Centro Compulsivo ubicado en calle Colombia 620, donde damos una atención totalmente gratuita, que tiene responsabilidad del estado, en un malestar de esta época”.
Por su parte, el Licenciado Iturralde, quien integra el equipo del Centro Compulsivo, dijo que “no tenemos estadísticas oficiales, pero la estadística diaria, la interna, nos da a entender que sí, que va creciendo, a los distintos centros en la provincia de Buenos Aires”.
Añadió que “el crecimiento en cuanto a sedes, depende del gobierno. Hay una estrategia de cobertura provincial, quizá más adelante se pueda tener más sedes”.
Martín Modaffari manifestó que “el tema de la curación es una de las cuestiones más complejas. No se puede ir de golpe, hemos probado que no responden a la abstinencia rápida, en muchos casos con mucho trabajo, un par de años, para lograr la disminución del riesgo”, y marcó que “la urgencia, acto contra sí, o la ruina económica. Disminuir el daño, que el individuo no se endeude y no pueda salir. No sacarlo, no demonizar, sino reducir el riesgo, jugar sin un circuito que lo arruine”.
Y señaló que “lo otro es más delicado, intervenciones muy precisas, dirigir otras cuestiones como psicofármacos, conductas de riesgo, sobre ruina o muerte, para salir de la situación. Muy complejo, mucho más complejo que toxicomanía o alcoholismo”.

Comentarios

Comentarios