Absolvieron a un hombre acusado de violar a dos hijos

La doctora María Florencia Alaniz, defendió al acusado.

En un juicio celebrado esta semana el jurado absolvió de culpa y cargo, declarándolo inocente a un hombre que estaba acusado de haber abusado de una hija y un hijo, denuncia por la cual estuvo detenido más de un año hasta el miércoles pasado, cuando recuperó la libertad.

Un hombre que estuvo más de un año detenido, acusado de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por aprovechar la situación de convivencia preexistente reiterados –dos hechos continuados- en concurso real” en perjuicio de dos hijos biológicos fue absuelto en un juicio por jurado que finalizó este miércoles y pudo recuperar la libertad.
El jurado deliberó por espacio de cuatro horas hasta arribar al veredicto absolutorio, al quedar estancado en primera instancia y no reunir los 10 votos necesarios para dictar el fallo correspondiente.
Al quedar estancado tras dos horas de deliberaciones, podía absolverse al acusado si desistía el fiscal de la acusación, aunque éste no lo hizo, por lo que se reanudaron las deliberaciones de las seis mujeres y los seis hombres que conformaron el jurado.
Finalmente tras otras dos horas de debate se llegó al veredicto absolutorio en base a los dichos de los testigos, la proyección de dos cámaras Gesell, una por cada uno de los hijos y en ello tuvo mucho que ver la doctora María Florencia Alaniz, defensora del ahora absuelto.
En diálogo con este medio, la profesional egresada de la Facultad de Derecho de la Unicen y que luce el orgullo de ser primera generación universitaria en la familia, hija de un albañil incansable y una enfermera, que ya no está con nosotros, tomó el caso en agosto de 2016, mientras llevaba adelante una batalla mucho más complicada en su vida personal, como afrontar una lucha contra un cáncer de mama, del cual ya no quedan vestigios.
“Me vino a ver la actual pareja” refirió al indicar sobre como tuvo contacto con el caso y tras conocerlo afirmó sin dudas “creí en él”.
El hombre estaba detenido, por esta causa, en la Unidad Penal de Barker y la doctora Alaniz, que durante las audiencias contó con el asesoramiento de su par Fernanda Menéndez, empezó a conocer la historia de esta familia desintegrada y empezó a desentrañar una trama sobre el pasado reciente de la hija y el hijo de su defendido, quienes habían denunciado a su propio padre en mayo de 2013.
Contó la doctora Menéndez que su defendido había conformado una nueva familia, al igual que la madre biológica de los chicos, y pudo conocer que el padrastro de la menor había abusado de la nena, siendo condenado por dicho delito.
Mediante el Juzgado de Familia se fue retomando el vínculo entre el padre y los dos hijos, hasta que comenzaron a quedarse con él y finalmente la Justicia les otorgó la guarda, mientras la ex mujer procuraba que se recompusiera el vínculo sentimental.
Alaniz, al hablar sobre la relación del padre con sus hijos, quienes finalmente terminaron denunciándolo, evidenció que el hombre era rígido con sus hijos poniéndolo límites, a diferencia de la libertad con que contaban cuando estaban con la madre.
“Le dije al fiscal y al jurado que una cosa es ser una persona severa y otra cosa es ser un abusador, por ahí se le fue alguna cachetada, pero nada más”, enumeró la defensora.
Los menores concurrieron a la Comisaría de la Mujer y realizaron la correspondiente denuncia y a partir de allí vino el calvario para el denunciado que fue detenido y enviado a la U37.
La doctora Alaniz, mientras contaba detalles de la forma en que trabajó para poder hacer entender al jurado sobre la inocencia del acusado y que los miembros del jurado, desestimaran los argumentos esgrimidos por el Ministerio Público representado por el doctor Damián Borean, tuvo palabras de agradecimiento para con los dos defensores oficiales doctores Carlos Kolb y Diego Araujo, a quienes pidió consejos profesionales.

Comentarios

Comentarios