16 diciembre, 2017

Dos atentados suicidas en pleno centro de Damasco dejan 39 muertos

Uno fue contra el Palacio de Justicia y el otro en un restaurante. La policía apunta a yihadistas de Al Nusra.
Dos atacantes suicidas llevaron a cabo ayer dos sangrientos atentados en Damasco, uno dentro del propio Palacio de Justicia y otro en un restaurante, provocando la muerte de al menos 39 personas y dejando un centenar de heridos. El ataque se da en el sexto aniversario del inicio de la guerra en Siria, y en momentos en que los sectores fundamentalistas comenzaron a retroceder ante la ofensiva internacional.
Hace sólo cinco días hubo otro atentado suicida contra shiítas en la capital siria que dejó 40 muertos, hecho que se atribuyó al ex Frente Al Nusra, una agrupación extremista que se escindió de Al Qaeda.
El primero de ayer, y el más letal, se produjo en el antiguo Palacio de Justicia, en pleno centro de Damasco, una ciudad bastante menos afectada por la violencia que arrecia en otras partes del país. Fue cometido por un hombre con uniforme militar que, insólitamente, eludió a la guardia del lugar entregando las armas que llevaba.
“El terrorista iba vestido con uniforme militar y llevaba una ametralladora y una granada”, explicó el jefe del Departamento de Policía, Mohamed Jeir Ismail. Al llegar al puesto de control de la puerta de ingreso entregó el arma y la granada, como se lo requirieron. Pero comenzó a correr hacia el vestíbulo del Palacio de Justicia, donde había un grupo grande de gente esperando, e hizo detonar el chaleco con explosivos que llevaba.
Ismail agregó que el edificio judicial, emplazado cerca del famoso mercado de Hamidiye, el bazar del centro de la ciudad, estaba “abarrotado de civiles” en ese momento, lo que explica el alto número de víctimas. La televisión estatal siria mostró imágenes del interior del lugar, donde había grandes destrozos y manchas de sangre en el suelo y las paredes.
El segundo atentado se produjo en un restaurante en el distrito de Rabweh y tuvo la misma mecánica: un suicida hizo estallar los explosivos que llevaba. Según los medios sirios, el atacante era perseguido por agentes de seguridad cuando se encontró con un restaurante. Al ver que no tenía posibilidad de escapar, se hizo estallar. Las autoridades no dieron el número de víctimas.
Ningún grupo reclamó de inmediato la responsabilidad por estos dos ataques, aunque las autoridades apuntaron a yihadistas de Al Nusra o del ISIS. Ambos grupos extremistas intensificaron los atentados en momentos en que sufren una feroz ofensiva militar por parte de fuerzas locales e internacionales.
La alianza entre la aviación rusa, el Ejército sirio y las milicias de Hezbollah los están haciendo retroceder significativamente en el sur y centro del país. Los kurdos y sectores árabes independientes, apoyados por Estados Unidos, los atacan por el este. Y los turcos llevan adelante una ofensiva por el norte. Para contrarrestar las derrotas que están sufriendo, los fundamentalistas recurren a los atentados.
El conflicto, que comenzó en marzo de 2011, ya dejó 320.000 muertos, según la ONU.

Comentarios

Comentarios